Una respuesta al Ministro de Estado Roth del Ministerio de Asuntos Exteriores

El Ministro de Estado Michael Roth declaró durante la hora de consultas del Parlamento, el dia 5 de noviembre de este año:

  • que el Ministerio de Asuntos Exteriores podemos considerar como un “Ministerio de Derechos Humanos”;
  • sin embargo insistió a la vez deseguir negociando el acuerdo policial;
  • remitió a, que „el gobierno mexicano no es autor de las violaciones de derechos humanos en el estado Guerrero“;
  • con eso intento de esa manera desviar la atención del hecho que el gobierno mexicano y varios de sus órganos, participan en numerosas y graves violaciones de derechos humanos.

Solo en los acontecimientos de Iguala el Ministro Roth ignoró que:

  • los estudiantes antes de los asaltos, fueron vigilados por la Policía Nacional y Federal, pero esas fuerzas se retiraron cuandó comenzó el asalto por parte de la policía local;
  • otras unidades de policía y militares estaban informados, pero intervinieron para proteger a los estudiantes;
  • durante los disparos a los estudiantes, soldados del 27° batallón de Infantería y de la Policía Federal construyeron un bloqueo de la carretera para que durante un periodo de 30-40 minutos tanto el ingreso como la salida a Iguala no fueran posibles;
  • en la misma noche, otras fuerzas estatales de seguridad (en Iguala están estacionados el 27° batallón de la infantería y el 3° batallón de las fuerzas especiales) así como el centro operativo de la fiscalía general del Estado fueron avisados, sin que intervinieran para proteger a las estudiantes;
  • testimonios confirman, que el ejercito llegó aproximadamente dos horas después al lugar de los acontecimientos y que en lugar de apoyar a los estudiantes que no fueron secuestrados, los amenazaron, golpearon y les negaron ayuda (inclusive a un chico de 14 años quien estaba grave por herida de bala),
  • El presidente Enrique Peña Nieto sostuvo hasta varios días después de los acontecimientos, que la búsqueda de los estudiantes detenidos por la policía local y luego desaparecidos, no era tarea del gobierno federal, sino del estado de Guerrero, así que las instituciones nacionales iniciaron con la búsqueda ocho días después del suceso, aparentemente a causa de la creciente presión publica, pero esto no impidió a la Policía Federal a actuar en contra de la población y amenazar y golpear a los habitantes de un pueblo inclusive a los niños y detener a ocho personas sin orden de aprehensión;
  • La Procuraduría General de la República (PGR) se hizo cargo del caso dos semanas después, aunque se trataba de un caso grave de violación de los derechos humanos;
  • Desde 2008 es conocido que la familia, de la ahora detenida esposa del ex-alcalde de Iguala, pagaba regularmente sobornos a la PGR

Conclusión:
La exigencia de cancelar las negociaciones sobre el acuerdo de la cooperación policial no es, como afirma el ministro Roth-„inaudito“. Al contrario, inaudito es negociar con instituciones que durante años han tolerado dentro de sus propias estructuras el cobro de sobornos a gran escala.
Es irresponsable cooperar con instituciones que, parecido a los tiempos oscuros de la guerra civil en Colombia, por un lado dejan el trabajo sucio a los actores locales mientras los supervisan y los apoyan logísticamente, y por otro retrasan las investigaciones y convierten a las víctimas nuevamente en víctimas.

← redro