Para los familiares de los 43 estudiantes: Los Militares y la Policía Federal están involucrados

Ciudad de México. Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en el Estado de Guerrero, exigen que el Presidente Enrique Peña Nieto investigue a militares y a miembros de la policía federal.

Hay pruebas suficientes que demuestran la participación de las fuerzas de seguridad nacional en el secuestro de los estudiantes, la noche del 26 al 27 de septiembre del año en curso. Esto lo explicó el abogado de los familiares de los estudiantes, Vidulfo Rosales de la organización de Derechos Humanos Tlachinollan.
Una investigación seria podría aportar nuevos indicios sobre el paradero de los estudiantes. Pero sobre todo contribuiría a que todos los responsables fueran sometidos a juicio. Una exigencia tanto de los padres como de la población civil.

Los padres de los estudiantes cancelaron, como una muestra de protesta, la reunión con la Comisión de Seguridad Nacional que estaba planeada para el 27 de noviembre. El Gobierno no ha realizado investigaciones serias en torno al paradero de los estudiantes. Peña Nieto se aferra a su explicación, dudosa, de que los estudiantes fueron asesinados por miembros del grupo de narcotraficantes „Los Guerreros Unidos“, en complicidad con la policía local de Iguala. De acuerdo con Abel Barrera, Director de la organización Tlachinollan: „Lo que el Gobierno de México quiere, es cerrar el caso de los 43 estudiantes lo antes posible“.

Por su parte, la Asamblea Nacional Popular (ANP) dio a conocer el Plan General por los 43 estudiantes. Las más de 15 Organizaciones, que integran la ANP demuestran con ello su solidaridad con los padres de los estudiantes y al mismo tiempo presionan al Gobierno para que intensifique la búsqueda de los jóvenes. El Plan General concibe una serie de acciones. La primera comenzó el pasado sábado, con la instauración de Consejos Municipales en seis municipios del Estado de Guerrero, los cuales están ocupados desde hace varias semanas, por maestros miembros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El 1o. de diciembre se llevó a cabo una huelga general. En por lo menos 15 Estados de la Republica se realizaron Marchas, durante las cuales se exigió la renuncia del Presidente Peña Nieto. También se bloquearon autopistas, carreteras. Estaciones de radio y televisión, así como puertos y aeropuertos fueron ocupados. Acciones de protesta se realizaron frente a edificios gubernamentales, y frente a Consulados, Embajadas de México en el extranjero.

Para el 6 de diciembre se tiene planeado la ocupación simbólica de la Ciudad de México, en la cual participaran trabajadores afiliados al CNTE. Una caravana de caballería de organizaciones independientes campesinas recorrerá la ciudad. Esto como protesta por la desaparición forzada de los 43 estudiantes, pero también para protestar en contra de la política neoliberal de Peña Nieto. Debido a la concesión de licencias a empresas transnacionales para la explotación de los recursos naturales, las comunidades campesinas están perdiendo sus tierras.

Leticia Hillenbrand
(Originalmente el artículo fue publicado en Aleman)

← redro